28 diciembre, 2021 Diego Rodríguez

artrópodo

Lúgubre,

Como los artrópodos,

¡Mentirosos!

Bailen y canten sin cesar,

porque no habrá gloria para los caídos,

ni vino para vitorear a la muerte,

que como una serpiente se cuela entre las fauces del océano azul y llano,

que como tiernas luciérnagas revolotean sobre el ámbar de tus ojos lejanos,

Caerán.

Sólo para alzarse nuevamente.

Tropezarán.

te arrastrarás,

sobre la arena.

Mirarás.

y no verás nada,

salvo negro.